Flexo flexible

Hace tiempo que me apetecía tener un flexo flexible son tan bonitos y tan caros. Asique cuando encontré este precioso flexo flexible no pude dejarlo abandonado y me lo traje a casa.

Pensé que era perfecto para el taller y así tener la mesa despejada (aunque lo difícil es que este despejada) y con más superficie de trabajo.

Para restaurar un flexo flexible

Materiales

Desmontamos el flexo (fotografié varias partes para recordar cómo iba montado) y lijamos bien las partes oxidadas con lija para metal. Limpiamos bien el flexo con un trapo y alcohol.

Después aplique una capa de imprimación anti oxido (imprescindible viviendo al lado del mar). Para frenar y retrasar lo máximo posible la aparición de este.

Una vez seca, aplique la pintura. De color blanco el interior de la tulipa del flexo y de color turquesa (of curse) en el resto del flexo. Dos capas al final, porque cuando reconstruir el flexo se desconcho un poco.

Reconstruir el flexo con todas las piezas (no pueden sobrar eeehhh). Recurrí a las fotos que había hecho para montarlo.

Realice las conexiones eléctricas. Me hacía falta más cable para que me diera el largo. Por lo que en mi búsqueda de cable acabe encontrando un trozo igual que tiene el flexo con su enchufe ya puesto.

Por ultimo lo atornille al tablero de la pared (lo tuve que atornillar yo sola que trabajazo!! Que bien me habría venido otra mano).Pase el cable por la parte de atrás del tablero hasta el enchufe.

Flexo flexible

El resultado es fantástico, estoy encantada con el flexo. Además me viene genial para hacer las fotos sobre la mesa. Ya no hace falta que estemos las dos para hacer una foto. Una levantando el flexo y otra con la cámara. Que menudos circos liamos para hacer una fotografía.

Deja un comentario